Crónica del Gran Desfile de 2019

Más de siete horas de desfile ante un entregadísimo público.

Crónica del Gran Desfile de 2019

El gran desfile de comparsas, grupos menores y artefactos llega un año más a las calles de Badajoz cargado de música y color. En total, han sido más de 7.300 las personas que han participado en el pasacalles más famoso de nuestro Carnaval, ante la mirada atenta de unos 80.000 espectadores. Tanto en participación como en seguimiento las cifras son impresionantes.

En el terreno de comparsas han sido 50 las agrupaciones participantes, con una predominancia de llamativos trajes y elaboradas coreografías y composiciones musicales. Chinos, japoneses, filipinos, egipcios, mexicanos, ambientaciones cinematográficas y todo tipo de referencias culturales han tenido cabida en el desfile, que acabó con la victoria de Los Lingotes. La veterana comparsa talaverana no defraudó al acercarnos su particular espectáculo inspirado en la Ópera de Pekín, gracias a su elegante y llamativo disfraz complementado con la conjunción temática entre música y baile.

Por otra parte, el segundo premio recayó en Los Pirulfos y Las Monjas. Los de Barbaño sacaron a relucir su punto fuerte: la música, acompañada de unas danzas de ambientación hindú. Las Monjas, sin embargo, se decidieron por un espectáculo circense de los años 20 y 30 con tintes coloridos y siniestros al mismo tiempo. Recuperaron su lugar en el podio gracias a su dinámico estilo de coreografía, para la que se acompañaron de un llamativo paraguas.

Los oliventinos de Donde vamos la liamos, por su parte, se consagraron en el desfile logrando el cuarto premio gracias a un show en el que hacían un repaso por la historia de la música, lo que logró cautivar a público y jurado. Tocaron canciones inspiradas en tintes primitivos hasta llegar a música más contemporánea.

Los premios principales finalizan con Wailuku, comparsa que apostó por un look egipcio inspirado en la diosa Bastet. Su cambiante disfraz y sus múltiples tonos fluorescentes no pasaron desapercibidos, acompañando con música a medio camino entre lo egipcio clásico y lo moderno.

A las puertas del podio se encuentran comparsas como Vaivén (la más numerosa con 280 componentes) y su ladrón de almas; La Kochera y su guateque con temas musicales de los años 60 y 70; y Los Colegas (ganadores del concurso en el pasado año), con su particular homenaje al grupo Mägo de Oz.

Sin embargo, todas las comparsas (tanto las premiadas como las no premiadas) consiguieron entusiasmar al público durante más de seis horas. Una vez más, se pone de manifiesto el grandísimo nivel que traen cada una de ellas, y que por tanto dificultan la tarea al jurado a la hora de evaluar quiénes serán las desafortunadas que se queden fuera de la clasificación.

Además, cada vez son más las comparsas que se animan a participar en el desfile pacense. Por ejemplo, este año hemos contado con el debut de Los Bailongos (de Miajadas) y Los Lorolos (la primera comparsa emeritense en participar en este evento).

Para completar el desfile, de forma posterior a las comparsas, el público pudo disfrutar de todos los grupos menores y artefactos que también forman una parte imprescindible en el Carnaval de Badajoz, no sólo en el desfile sino también en las noches de fiesta por la ciudad. Si hablamos de premios, la categoría de grupos menores estuvo encabezada por Los Salaos y su divertida recreación de los típicos coches de choque presente en las ferias. Mientras, la categoría de Artefactos la ganó Trimoto, uno de los más conocidos.

Noticias relacionadas

Comparte