El Certamen de Murgas Infantiles demuestra la buena salud del Carnaval

Dos días, repartidos en tres sesiones, donde los niños se lo han pasado en grande.

El Certamen de Murgas Infantiles demuestra la buena salud del Carnaval

Queda claro que el Carnaval de Badajoz está más vivo que nunca. Al margen de las polémicas que, de forma más o menos absurda, siempre surgen en cada edición, los pacenses hemos de enorgullecernos por contar con una fiesta que nunca ha estado en mejor forma.

Prueba de ello son las dos jornadas, repartidas en tres sesiones, que hemos podido vivir en el López de Ayala de mano de los más jóvenes. La sexta edición del Certamen (ojo, que no concurso) de Murgas Infantiles, tras haber alcanzado una madurez equiparable al desfile de comparsas protagonizado por los más pequeños cada viernes de Carnaval, nos ha dejado claras tres verdades: que la salud del Carnaval es envidiable, que el futuro está más que garantizado y que se ha superado esa falta de civismo que se vivió en el teatro en las primeras ediciones.

Sí, aún se recuerda con cierta vergüenza las reacciones de algunos padres en los primeros certámenes que, como hooligans futboleros, anteponían el "mi hijo es mejor que el tuyo" al "lo importante es que los niños se lo pasen bien". Por suerte, parece que eso ha pasado y tanto pequeños como mayores han sabido comportarse como es debido. Alguna excepción ha habido, es cierto, pero nada comparable a lo de años pasados.

Y, ¿qué decir de la calidad? A pesar de que nadie exige a esos proyectos de murgueros el nivel de las agrupaciones adultas, el público ha quedado más que sorprendido por el resultado alcanzado. Ayer y hoy no se ha visto en el López de Ayala una representación navideña de colegio; se han visto murgas con mayúsculas, se ha visto esfuerzo, dedicación, trabajo y, sobre todo (¡lo más importante!), ganas de pasárselo bien.

Mañana, a partir de las 18:00h., a buen seguro veremos cómo las ocho murgas juveniles también están a la altura de las adultas consagradas.

Las tres sesiones, en vídeo:

Comparte