Donde vamos la liamos la vuelven a liar en 2022

La comparsa oliventina pretende repetir el éxito obtenido en 2018.

Donde vamos la liamos la vuelven a liar en 2022

Vienen desde Olivenza, llevan participando en el Carnaval de Badajoz desde 2013, rozaron la victoria en 2018 y este año les tocará inaugurar el primer desfile post-pandemia. Charlamos con Carlos Macías Banda, cofundador de la comparsa Donde vamos la liamos allá por 2005 y presidente desde entonces, para que nos haga un repaso sobre la trayectoria del grupo y de cómo afrontan este año tan diferente.

-Para todos los que aún no os conozcan... ¿Cómo nace vuestra comparsa y cómo surge la idea de participar en Badajoz?

La idea surge de un grupo de amigos que nos vestíamos en los carnavales de nuestro pueblo, Olivenza, y siempre nos apuntábamos como grupo o pequeño artefacto, sacando algún tambor o bombo para divertirnos y cantar… Un poco de todo. Nos presentábamos al concurso como grupo y ganamos algunos años. Al principio dijimos de montar una murga, pero no salió para adelante, no teníamos gente para la música ni voces. Lo intentamos pero duró poco. Del intento de hacer la murga, que fracasó, a mis 18 o 19 años quería montar una comparsa, que era lo que más me gustaba. Así que decidí montarla y hablé con un par de pandillas más de gente que nos conocíamos del pueblo, y el primer año conseguimos ser sesenta personas entre tres pandillas de chicos y chicas. Lo típico, saliendo en el pueblo con el traje comprado, con unos cuantos instrumentos (unos veinte tocando y cuarenta bailando)... Empezamos a salir así en el pueblo y estuvimos tres años más o menos comprando trajes sin complicarnos la vida, saliendo con música y baile. En torno al cuarto año decidimos hacernos algún traje, que lógicamente era muy sencillo, pero quisimos dar un paso más y hacérnoslo. Luego tuvimos un par de años de parón porque me tuve que ir fuera por estudios, pero cuando volví decidí tirar para adelante y hablar con los que estábamos para salir, aunque éramos poca gente, pero conseguimos salir. Una vez que volvimos, estuvimos saliendo un año o dos en el pueblo y ya decidimos dar el paso a Badajoz, tras haber conocido a alguna comparsa pacense en convivencias. Al principio, en 2013, fuimos dudosos, sin carro… Luego ya en 2014 vimos cómo se movía todo en Badajoz y decidimos hacernos un carro, y ya a partir de ahí fuimos creciendo hasta lo que somos hoy en día.

-Supongo que, como a todos los grupos, os habrá influido el parón por la pandemia... ¿Os ha afectado en el número de componentes y en los preparativos del Carnaval?

Sí, la pandemia lógicamente nos ha afectado como a todo el mundo. Para que te hagas una idea, en el último año, en 2020, éramos en torno a 200 personas, y este año somos 130 aproximadamente. Toda esa gente son personas que se han enfriado o han tenido otras prioridades, y además con el parón no es lo mismo. Cuando tú estás en la comparsa y sales un año y otro, siempre hay gente que te ve, le entra el gusanillo y se apunta, y eso este año no lo hemos tenido. Por eso se ha incorporado muy poca gente, o casi ninguna, ya que la gente no se calienta con el Carnaval y decide no salir. Pero bueno, somos 130 aproximadamente y creemos que es un buen número para representar a la comparsa, con muchas ganas de pasarlo bien y ya está.

-Quedasteis en segunda posición en 2018 y cuarta en 2019... ¿Supone eso un plus de presión a la hora de preparar vuestros desfiles?

Pues sí, tuvimos esos años que estuvieron bastante bien. En 2018 quedamos segundos con la temática de Olivenza, que íbamos representando al pueblo, y el traje era muy representativo de los bailes regionales, un poco de cultura de España y Portugal (de hecho nos llamábamos “hijos de España y nietos de Portugal”, un dicho típico de Olivenza). La música era de bailes regionales pero todo versionado al Carnaval. Al año siguiente, que también estuvo bastante bien, íbamos de Historia de la Música y quedamos cuartos, que en realidad hubiese sido un tercero porque el segundo y tercero iban empatados, pero sí, fue un cuarto premio. Íbamos representando la historia de la música desde los inicios de las tribus y demás hasta hoy en día, a través de muchos estilos musicales, ordenados cronológicamente, y quedó bastante bien. El último año sí es verdad que dimos un poco un bajón, por las circunstancias que fueron así y ya está. Pero sí, el hecho de estar entre los diez o cinco primeros durante los últimos años siempre te da un plus de competitividad y esperas superarte a ti mismo, intentado ponerte la meta un poco más alta, ya no sólo en premios, sino en dar un salto calidad y estar entre el “Top 5”. Más que competitividad es por la ilusión de superarse a sí mismo, y una vez que te haces con un nombre y con una trayectoria en el Carnaval de Badajoz intentas no bajar el listón, al menos mantenerlo o intentar subirlo.

-¿Podéis adelantarnos algo de vuestra temática de este año?

Sí, de hecho publicamos la temática en su momento, hace como tres meses. En realidad teníamos otra temática decidida pero era más difícil de desarrollar y se nos vino el carnaval encima. Pensábamos que no iba a haber carnaval este año y que la íbamos a poder hacer a lo largo del año siguiente. Entonces, cuando se decidió que iba a haber carnaval este año, nos pusimos manos a la obra y vimos que teníamos por delante tres meses y poco para preparar todo y decidimos coger una temática que fuese un poco más fácil de representar, pero no por ello de menor calidad, no tiene nada que ver. Porque una vez que te pones a desarrollar la temática ya le intentas meter la máxima calidad posible. Al final, decidimos esta que sacamos este año, nos llamamos “Daddy Punky”, que es un nombre de broma con dobles sentidos, como nosotros solemos hacer. En vez de llamarnos “Daddy Yankee” como el cantante de reggaetón, nos llamamos “Daddy Punky”, por el punk y rock. La temática es esa: una mezcla entre el reggaetón y el movimiento punk rock. Y el traje es una fusión de ambos estilos, pero no llevamos mitad del traje de una cosa y mitad del traje de otra; no es una división física que se vea claramente en el traje a simple vista, sino que van todos los elementos entremezclados. Intentamos mezclar los tonos oscuros más relativos al rock con otros tonos más vivos para el reggaetón. El rock lleva por ejemplo muchos estilos de cuero, remezclados con otros tipos de telas más vivas, tonos flúor y demás, que pueden ser relativos al reggaetón. Y con los detalles igual, todo va entremezclado para que sea una fusión y se vea un único traje en sí. En cuanto a música, vamos mezclando canciones de reggaetón y de rock; las intentamos entremezclar lo máximo posible para que haya cambios y contrastes entre los dos estilos musicales. Y hasta ahí os puedo decir. Ya veréis el resultado en la calle y esperemos que os guste.

-Vais a pasar a la historia por ser la comparsa que abra el desfile tras el parón por la pandemia y al mismo tiempo coincidiendo con el año en el que nuestro Carnaval ha sido declarado Fiesta de Interés Turístico Internacional. ¿Cómo recibisteis estas noticias y qué suponen para vosotros?

El primer puesto, y los primeros en general, nadie los quiere. La gente es reacia a salir en esas posiciones, sobre todo entre las diez primeras. El público está muy frío, es muy temprano… Entonces, cuando fue el sorteo y nos tocó dijimos “vaya, ya nos tocó la lotería”. No solo en el de adultos, sino en el infantil, que salimos segundos (el primer puesto no entraba en sorteo, estaba reservado para el grupo de Aprosuba). Prácticamente nos ha tocado abrir los dos desfiles. Al principio no te hace gracia, pero luego intentas verle el lado positivo... Primer desfile después de la pandemia, que la gente está deseando salir de carnaval, Badajoz está deseando tener un carnaval en condiciones, ver un desfile… Y nada, ya que nos ha tocado abrir, preferimos que nos toque en un año especial, como es este caso. Es el primer desfile después de la pandemia y vamos a ser la primera comparsa que salga a la calle después de todo esto que nos ha tocado vivir, y la verdad es que si lo miras desde ese punto de vista es un honor. Si encima a eso le sumas que es el primer carnaval en el que se va a desfilar como Interés Turístico Internacional, ya tienes ahí dos motivos para tomártelo como algo positivo. Para que nos toque el quinto puesto, que tiene las mismas desventajas que ser el primero, prefiero que nos toque el primero, que por lo menos tienes el honor de abrir el desfile. Por ejemplo, el último año salimos los quintos y la gente estaba igual de fría. Primer desfile después de pandemia y primer desfile de Carnaval de Interés Turístico Internacional, ya eso tiene un peso, y mirándolo así nos hace muchísima más ilusión. Esperemos que la gente esté menos fría de lo normal y con ganas, que las calles estén llenas de público para que nos puedan ver desde el principio desfilar y que les gustemos y disfruten con nosotros.

La foto que ilustra este texto ha sido tomada del Facebook de la comparsa, al que podéis acceder desde aquí.

Publicado el 17-02-22 (14:00)

Comparte