Ciudadanos activos, Ayuntamiento pasivo

Ciudadanos activos, Ayuntamiento pasivo

Es innegable que la máquina del Carnaval de Badajoz se ha puesto ya en marcha. Amigos de distintas asociaciones nos comentan a diario que los nervios por la cercanía de las fiestas se han apoderado completamente de ellos, y el número de visitas de este blog y los correos que recibimos nos prueban que el público en general se encuentra en la misma situación.

Sin embargo, parece que hay quienes no se dan cuenta de esto. Aunque hemos repetido hasta la saciedad que estas fiestas se mantienen, y cada vez son más grandes, gracias a los ciudadanos, el desinterés por parte de las instituciones públicas pacenses es evidente. El apoyo que el carnaval está recibiendo este 2008 es meramente anecdótico.

Al Ayuntamiento de Badajoz se le pide muy poco: difusión y organización. Pero, a una semana del comienzo del Concurso de Murgas, prácticamente metidos en el Carnaval de Badajoz, el consistorio no mueve ficha. Cabe preguntarse: ¿dónde están los carteles del Carnaval 2008? ¿Dónde está el programa? ¿Quién es el pregonero de este año? ¿Dónde está la exposición de Carteles del Carnaval que estaba prevista realizarse en conmemoración del primer año del Museo?

A una fiesta del pueblo y para el pueblo, y con un éxito que se supera año tras año, se le sigue dando la espalda por parte del Ayuntamiento. No entiendo por qué quienes deberían apoyar la fiesta más importante de Extremadura y, por ende, quienes deberían encargarse de su buen funcionamiento, cada vez hacen menos por ella. Es vergonzoso que a estas alturas aún no se sepa cómo van a organizar el carnaval. Y no es válida la excusa de la cercanía con las Navidades, cuando para otras cosas (recalificaciones, por ejemplo) sí que corren como liebres. Restan sólo dos semanas para el comienzo de las fiestas, ¿aún no se han dado cuenta nuestros gobernantes?

¿Vaguería? ¿Mayorías absolutas? ¿Fiesta políticamente incorrecta? ¿Es mejor la feria de San Juan o la Semana Santa?

Que nos lo explique nuestro Ayuntamiento. Aunque al final, como siempre, no lo hará...

Comparte