Dakipakasa, recuerdos de Carnaval

Hacemos un repaso por la historia de un grupo que lleva desde 2004 levantando pasiones.

Dakipakasa, recuerdos de Carnaval

Marionetas
Marionetas

"Buenas noches, me llamo Armonía". Esto es lo primero que escuchamos cuando, allá por 2004, se levantó el telón del teatro López de Ayala y pudimos comprobar que aquello que se rumoreaba por Badajoz, que una murga nueva iba a revolucionar el Concurso de Murgas, era totalmente cierto.

 

Probablemente no lo sabían, pero ese colorido grupo de marionetas, movidas por las gigantescas manos de un inquisitivo titiritero, crearon historia. Ya no está en el grupo Santi Linares (el encargado de interpretar magistralmente a Armonía, actualmente en Pixa a la fulaneska), y faltan varios de sus fundadores, pero la esencia de Dakipakasa se ha mantenido firme a lo largo de estos años.

 

Haremos un recorrido por la historia de Dakipakasa, murga que levanta pasiones allá por donde actúa; bien por ser admirada -casi adolatrada- por muchos, bien por ser atacada sin reparos por sus detractores (que la acusan de intentar acabar con la esencia del carnaval pacense).

Historia del grupo

2004 fue el año de su debut, y fue también el año en el que consiguieron su único primer premio en el Concurso de Murgas. Eran debutantes pero, como suele ocurrir en estos casos, la mayoría no eran novatos: el grupo se formó, en gran parte, por excomponentes de otras murgas pacenses (sobre todo de Taways).

 

Su cuidadísima puesta en escena, más cerca del teatro que de lo que se entendía por un Concurso de Murgas, sus grandes registros vocales y su magistral interpretación se convirtieron, desde ese primer momento, en la firma inconfudible del grupo.

 

Murallas
Muralla de Badajoz, en 2006.

Ese estilo propio, hizo que en 2005 todos esperasen su regreso para comprobar si podrían superar su primer año. Tanto que, en esa edición -y posteriores-, no fueron pocas las murgas que hicieron alguna alusión a la actuación de los títeres. Obtuvieron el segundo premio interpretando a unos poco convencionales imprenteros, a pocos puntos de una de las mejores actuaciones de Los Niños, de negros.

 

Si su primer año les hizo obtener el primer premio, y su segundo año un segundo puesto, su actuación de 2006 les valió un tercero. Esa Muralla de Badajoz supuso un cambio en el grupo en cuestión de tipos, alejándose por completo de los disfraces convencionales para optar por otros con más simbología, más metafóricos y más poéticos. Además, desde entonces siempre se ha asociado Dakipakasa con las murallas pacenses, tanto para bien como para mal.

 

Fuegos artificiales
Fuegos de la Noche de San Juan

Tras un descanso en 2007, volvieron con otro tipo inspirado en la ciudad de Badajoz y con una fuerte carga emocional. Se convirtieron, por la magia de la luz negra -tan usada en espectáculos teatrales y empleada ese mismo año por Los Agüitas- en fuegos artificiales de la Noche de San Juan. La espectacular puesta en escena no terminó de convencer al jurado del concurso, consiguiendo su peor resultado en el mismo, un octavo puesto.

 

Con renovadas energías tras el fracaso -si es que se puede llamar así- de 2008, en la edición siguiente se presentaron al concurso con un alegórico tipo y una actuación plagada de metáforas y tropos. Fueron El Laberinto de febrero, una apuesta muy arriesgada e inusual cuyo esfuerzo, sin embargo, fue reconocido con un más que honroso tercer puesto.

 

En 2010 se tomaron otro descanso del concurso pero no del Carnaval. Unas semanas antes de que comenzase la edición de ese año lanzaron Las Risas Falsas, una antología que recogía los mejores momentos del grupo. El proyecto consistió en varias actuaciones y en la grabación de un CD con un fin benéfico: Los beneficios obtenidos se destinaron a la Fundación Atabai y a la Asociación Humanitaria de Ayuda al Desarrollo (Ashuade).

La Emboscada
La Emboscada

 

Con el Regimiento de la Carnavalegría regresaron al concurso en 2011, consiguiendo un séptimo puesto. Y, de nuevo, al año siguiente otro "descanso" debido a la ausencia de quien es el "alma máter" del grupo, Juan Carlos González del Álamo. El grupo no quiso salir con el nombre de Dakipakasa y optaron por presentarse bajo el nombre de La Emboscada (un pasodoble fue dedicado a Juan Carlos), obteniendo, de nuevo, un séptimo premio.

Pasiones y críticas

Hablar de Dakipakasa es hablar de reacciones enfrentadas. Para entender por qué un mismo grupo es capaz de recibir las más encendidas alabanzas y, al mismo tiempo, las más destructivas críticas hemos de remontarnos a su grupo matriz, Taways, con quienes comparten -salvando las obvias distancias- muchos puntos en común: Fueron los primeros que apostaron firmemente por unas letras más sentidas, en detrimento del humor que predominaba en la época, y por unas puestas en escena más teatrales.

 

Estos elementos fueron criticados por los carnavaleros más "puristas", que veían cómo lo que ellos entendían por Carnaval -risas y fiesta- iba diluyéndose entre grandes voces y emotivas letras. Grupos demasiado gaditanos, en su opinión. Y, para más INRI, este tipo de murga estaba bastante bien visto por el jurado del concurso.

 

Cuando en 2004 el grupo apareció en escena, potenciando estos rasgos y convirtiéndolos en su razón de ser, al tiempo que las críticas negativas se multiplicaban, los admiradores de Dakipakasa fueron creciendo en igual medida. Tanto que, a día de hoy, el número de carnavaleros que admiran las letras y la música de la murga es equiparable a los que la aborrecen.

 

Dakipakasa, ensayo de 2013
Dakipakasa, durante un ensayo en 2013. La muralla, de fondo.

El grupo, por su parte, prefiere mantenerse al margen de una polémica que no va con él. Sus componentes siguen fieles a su estilo, defendiendo un Carnaval que puede que no sea del gusto de todos, pero que es su Carnaval; es su forma de entender un concurso y una fiesta dentro de la que, al ser una celebración libre, ellos encuentran la libertad para hacer aquello que les gusta. Que les gusta a ellos y a mucha más gente.

Recuerdos

En la edición de 2013 Dakipakasa se presenta bajo el título de Recuerdos. No quieren desvelar el por qué de este nombre pero el tema, dicen, "va con el tipo, ya iréis viendo". La sorpresa se desvelará finalmente el próximo jueves, fecha en la que actuarán en el López de Ayala en cuarta posición.

 

Los impacientes, no obstante, pueden acercarse el sábado 26 al local de Cachola (situado junto a la ITV) para asistir a la presentación de la murga y descubrir qué nos tienen preparado para esta edición. La hora, las 13:30h., siendo la entrada totalmente libre.

 

Cartel de la presentación de Dakipakasa

Comparte