17 murgas actuaron ayer en el Certamen Infantil del Carnaval de Badajoz

Los pequeños demostraron que aún tenemos carnaval murguero por muchos años.

17 murgas actuaron ayer en el Certamen Infantil del Carnaval de Badajoz

 

Certamen infantil
Los más pequeños en el escenario

17 han sido las murgas que ayer, nerviosas, actuaron en el Cuarto Certamen Infantil de Murgas del Carnaval de Badajoz. Ante un teatro López de Ayala repleto de padres y familiares, y -a diferencia de los grupos de mayores- con micrófonos, los pequeños murgueros interpretaron lo que tanto tiempo llevaban ensayando en dos sesiones, una de mañana y otra de tarde. La falta de experiencia y capacidad de los grupos infantiles, y la ausencia de esos espectaculares decorados a los que estamos acostumbrados en el concurso oficial (de hecho, fueron muchas las murgas que cantaron con proyecciones), se suplieron con la innegable ilusión que desprendían los niños. Hemos visto de todo, desde entrenadores de Pokèmon, a trogloditas, pasando por piratas, indios o espantapájaros.

 

Lo más emocionante, sin duda, no se ha visto en las tablas del López, si no en la cafetería del teatro: cuando terminaban de actuar los pequeños murgueros, eran llevados a merendar y reponer fuerzas, negándose a hacerlo puesto que todos los niños querían ver las actuaciones del resto de grupos. Una lección de compañerismo que demuestra la enorme labor docente que han realizado los monitores con estos futuros artistas.

 

Certamen infantil
Selfie con los murgueritos

Mención especial a los familiares, que, a pesar de que al comienzo del certamen parecía que no se iban a comportar como es debido, supieron estar a la altura de los niños, aplaudiendo y coreando a todos los grupos por igual. Una muestra de civismo que los jóvenes murgueros agradecieron. A pesar de la existencia de calvas en los asientos del teatro, no se repitieron las desagradables escenas de ediciones anteriores en las que había grupos infantiles que actuaban casi delante únicamente de sus padres.

 

Hoy, también en dos sesiones, tocará el turno a las murgas juveniles, ya en formato concurso.

Comparte